luces traseras para las bicicletas

La mejor luz trasera para bici

La seguridad es uno de los factores imprescindibles durante la práctica de ciclismo. Y cuando hablamos de escoger la mejor luz trasera para la bici, no es una cuestión menor a considerar.  Disponer de una buena luz trasera, adecuada a normativa y que permite estar señalizado y visible podrá salvar la vida del ciclista frente a un atropello o un conductor despistado. 

Generalmente, el ciclismo nocturno de carretera  no era una práctica muy extendida. Debido a ello, las luces traseras en España estaban limitadas a las bicicletas urbanas. Sin embargo, hace un par de años la tendencia cambió. La importancia de las luces traseras en ciclismo surgió de los múltiples atropellos sufridos por ciclistas durante la noche. 

A partir de entonces es cuando surgieron campañas de sensibilización sobre esta cuestión que confería mayor protagonismo a las luces traseras. El resultado, un aumento significativo de la demanda de este accesorio fundamental. 

Varias investigaciones han demostrado que las luces traseras con destellos visibles, es la única forma efectiva que tienen los ciclistas para aumentar la probabilidad de ser vistos  durante el día por los conductores. Además, cuando se utiliza una luz trasera intermitente durante el día, se aumenta hasta un 240% la probabilidad de ser vistos. Y es que, gracias a las luces traseras los ciclistas minimizan el riesgo de sufrir un accidente hasta un 33%.

Normativa sobre las luces traseras en ciclismo

Para la seguridad vial es fundamental llevar una luz que asegura al ciclista ser visto por los conductores. Lo perfecto sería utilizar una luz trasera sin tener en cuenta si está de día o de noche. Actualmente, para controlar y garantizar la seguridad de los ciclistas y conductores hay una normativa vigente sobre iluminación: 

Normativa de noche: obligatorio una luz trasera y delantera (en vía urbana como interurbana) por carretera o carril bici. 

Normativa de día: no es obligatorio llevar luces, pero si es recomendable para mejorar la visibilidad. 

Modo de empleo: en 2019 cambiaron la normativa, y se admite llevar la luz trasera en modo parpadeante. De esta forma, el ciclista aumenta su notoriedad en la carretera y destella a algún conductor despistado. Las luces parpadeantes aumentan la seguridad del ciclista, pero no es aconsejable abusar de ellas. 

Modo de potencia: la normativa no obliga a controlar la potencia máxima o mínima. En este caso, prima el sentido común del ciclista. No sirve de nada llevar una luz que apenas se vea a 2 metros, este hecho puede resultar peligroso para la seguridad vial. Si la luz trasera apenas se visualiza o es demasiado fuerte, la policía podría multar al ciclista.

Características que debe tener una buena luz trasera

Para elegir la mejor luz trasera de ciclismo, lo primero que hay que tener en cuenta es que la mayoría de luces tienen varias configuraciones. Las luces traseras de la bicicleta pueden ser fijas, parpadeantes y pulsables. No obstante, la luz blanca y roja son la mejor opción que tiene el ciclista para ver correctamente la vía urbana por la noche. 

Además de esas cuestiones, cuando el ciclista se dispone a adquirir unas luces traseras, es importante atender a las siguientes características: 

Ligereza 

Uno de los aspectos más importantes que deben tener los ciclistas de vía urbana a la hora de adquirir unas luces traseras es su ligereza. Esta características es igual para todo tipo de uso. El peso y ligereza al cargarla puede repercutir en la potencia del ciclista. Por ello, las luces traseras ligeras son las más cotizadas del mercado. 

Potencia 

La potencia es importante, ya que es la característica principal para que los coches vean al ciclista de lejos. Este factor es elemental, sobre todo, durante el día, ya que por la noche son muy pocos los ciclistas que emprenden ruta por las carreteras. Los lúmenes es la medida que controla la potencia de la luz trasera. Una buena luz debe estar por encima de 100 en el rango de visibilidad.  

Duración

La duración era uno de los principales problemas de las primeras luces traseras fabricadas. En la mayoría de ocasiones, duraban demasiado poco, por ello, era necesaria la ayuda de una batería extra. Los nuevos modelos se cargan con facilidad y rápidamente, además tienen una duración de entre 7 y 8 horas. Algunas luces traseras llegan a durar hasta 30 horas, estas son las indicadas y utilizadas por los ciclistas profesionales y de ultrafondo. 

Parpadeo

La última característica a tener en cuenta es el parpadeo. Sin duda, la característica con más polémica de todas. En los inicios del ciclismo se fabricaban luces que permitían diferentes tipos de intermitencia, pero tra s la nueva ley de tráfico este hecho ya no se contempla. 

Los múltiples parpadeos pueden resultar incómodos para el conductor. Por este motivo, se tuvo que cambiar la ley hacia delimitar bien los parpadeos de este tipo de luces y su configuración. Actualmente, el parpadeo sigue siendo la forma más efectiva que tienen los ciclistas para dejarse ver en las carreteras.

Nuestras luces traseras de ciclismo

Los programas de seguridad para ciclistas han aumentado la conciencia de muchos conductores, e incluso se han aumentado las sanciones hacia aquellos ciclistas que no respetan las leyes de seguridad vial. No todos los ciclistas se toman con seriedad la importancia de las luces traseras. 

En ocasiones, los ciclistas son atropellados por vehículos por no tener luces traseras activadas. La mayoría de ciclistas se lesionan durante el accidente de tráfico por carecer de luces traseras. 

Las luces traseras deben ser de color rojo e intermitentes, y solo necesitan ser lo suficientemente brillantes para que otros automóviles la vean. La luz trasera es necesario que tenga entre 50 y 100 lúmenes, mucha menos potencia que la luz delantera. Además, la óptica y el enfoque de la luz juega un papel importante en cuanto a dónde se dirige y a que distancia se puede ver. 

Para mejorar tu seguridad desde 4CIC te ofrecemos las mejores luces traseras del mercado. Estas son las características: 

  • Nuestra luz trasera ha sido diseñada para garantizar la visibilidad del ciclista en condiciones diurnas gracias a sus 170 lúmenes de potencia.
  • El ciclista puede ser visto con total seguridad a 3 kilómetros de distancia durante la noche y a 2 kilómetros durante el día.
  • Nuestra luz trasera también destaca por su pequeño peso, la bicicleta tendrá que soportar tan solo 32 gramos adicionales.
  • Dispone de un tiempo de carga de hasta 2,5 horas
  • Un ángulo de visibilidad angular de 180º.
  • La luz trasera cuenta con la garantía IP65, es decir, es resistente al agua y al polvo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.